FUNCIONES: AA. VV. Miguel Hernández de Dos Hermanas, el 11/6/2010; Centro Multifuncional de Martín de la Jara (Sevilla), el 28/2/2011.

 

LA OBRA

      Miguel Hernández Gilabert nace en Orihuela, el 30 de octubre de 1910 y muere en la prisión de Alicante, el 28 de marzo de 1942, víctima de de la tuberculosis,  a los 31 años de edad, cumpliendo una con una pena de treinta años de prisión, que le habían conmutado por la pena de muerte.

 

Fue un poeta y dramaturgo autodidacta, de especial relevancia en la literatura española del siglo XX y aunque tradicionalmente se le ha encuadrado en la generación del 36, Miguel Hernández mantuvo una mayor proximidad con la generación anterior hasta el punto de ser considerado por Dámaso Alonso como «genial epígono de la generación del 27».

 

De él decía Pablo Neruda:

 

Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!

 

CTV TEATRO realiza este homenaje con los cantes de Manolo Céspedes, concretamente las NANAS DE LA CEBOLLA, EL NIÑO YUNTERO, por malagueñas; VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN, por Fandangos; ELEGÍA, por Toná; y EL SOL, LA ROSA Y EL NIÑO. NIÑO, por Peteneras.  Nerea del Campo canta ANDALUCES DE JAÉN y PARA LA LIBERTAD; Lola Páez canta EL NIÑO YUNTERO y NO QUISO SER; y Antonio Morillas recita EL NIÑOS YUNTERO, VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN, LLAMO AL TORO DE ESPAÑA y CANCIÓN DEL ESPOSO SOLDADO.  Todo ello acompañados a la guitarra por Juan José Bando.